Carrió se vio con Macri y exigió poder de veto en las listas de Capital

CUMBRE EN OLIVOS

Carrió se vio con Macri y exigió poder de veto en las listas de Capital

También pidió “listas ejemplares” en el resto del país. Avanzaron en la estrategia electoral. Y luego se sumó Larreta.

sfioriti@clarin.com

Mauricio Macri y Elisa Carrió se sentaron ayer cara a cara en la residencia de Olivos, a solas y durante una hora y cuarto, a conversar sobre la estrategia electoral de Cambiemos. Los dos coincidieron en que las legislativas que vienen son clave para garantizar la gobernabilidad en los últimos dos años de mandato presidencial y para barrer con cualquier intento kirchnerista de regresar al poder.

“Hay que ganarlas", repiten. Carrió hará el aporte que el Presidente esperaba desde que Martín Lousteau renunció a la embajada en Estados Unidos: encabezará la lista de diputados nacional de la Ciudad para bloquear el camino del economista y, si se lo pide María Eugenia Vidal -con la que sobrevuela algún enojo desde que la gobernadora hizo trascender que no la quería en Provincia- también caminará territorio bonaerense.

Como parte de un acuerdo político y de convivencia en paz, Macri le habría concedido el poder de veto a apellidos que a la líder de la Coalición Cìvia le hacen ruido o que, directamente, asocia con hechos de corrupción.

"Quiero listas ejemplares", fue el pedido de la fundadora del ARI. No solo es el mensaje que le transmite al jefe de Estado. Son palabras que repiquetean desde hace tiempo en los oídos de Horacio Rodríguez Larreta. El jefe de Gobierno llegó ayer a Olivos pasadas las 10 y compartió los últimos minutos de conversación con Macri y Carrió. Después, Larreta y la diputada pasaron a otra sala y continuaron departiendo a solas. Ambos ya tiraron algunos nombres que podrían integrar las nóminas en la Capital, aunque la chaqueña tiene una lista con dirigentes en varias provincias que se intercalaría con los postulantes del PRO. Algunos que trascendieron: Héctor "Toty" Flores y Maricel Etchecoin en Buenos Aires; Paula Oliveto y Fernando Sánchez por Capital; Alicia Terada por Chaco y Lucila Lehman por Santa Fe.

"Lilita no va a bajar ninguna bandera. El que piensa lo contrario no la conoce", dicen en su entorno. Entre esas banderas que no estaría dispuesta a ceder está la negativa a liderar una campaña bajo la estrategia de Jaime Durán Barba. "Es un chanta", dijo sobre el asesor en A Dos Voces, en TN, la noche anterior a acudir a Olivos. Una frase de la que será difícil que pueda volver y que incomoda al corazón del poder: el ecuatoriano sigue siendo para Macri y para Marcos Peña el as con el que pretenden ganar la contienda de medio término.

"Estamos ante un escenario muy raro", reconocía ayer en la Casa Rosada un funcionario que acompaña a Macri desde antes de que fuera jefe de Gobierno. Se entiende el concepto: a Durán Barba se le pueden hacer muchas críticas, pero cosecha una serie impactante de triunfos electorales en el país. Y fue el responsable de que Macri no compitiera en las presidenciales de 2011, como le pedía la mayoría de la dirigencia macrista.

¿Cómo piensan convivir con este dilema? La opción que manejan en el equipo de Peña pasa por dejar la campaña porteña en manos de Larreta y Carrió. Durán Barba sólo aportaría su trabajo desde afuera, más que nada concentrado en los focus group. La prioridad del ecuatoriano se concentraría en territorio bonaerense, donde aún Vidal estudia un amplio menú de candidatos. Aunque algo es seguro: pese a la promesa que le hizo en más de una oportunidad a Jorge Macri, la mandataria ya le habría soltado la mano como candidato a senador.

"Fue una reunión muy buena, distendida y agradable. Fijamos la estrategia política para adelante", dijo Carrió a Clarín cuando salió de las reuniones en Olivos. Macri prefirió no expresarse, ni siquiera en su cuenta de Twitter.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino