Con su información oficial, Suiza apura el paso del juez Casanello

Atraso. La causa que se inició en 2013 con el programa de Lanata acaba de confirmar datos de aquel momento

Con su información oficial, Suiza apura el paso del juez Casanello

Escenario

Un mandato presidencial completo. Cuatro años exactos. Ese tiempo pasó desde que se difundieron las primeras noticias sobre la “Ruta del dinero K” hasta que el juez de la causa aceptó en un escrito, de forma explícita, que buena parte de esos millones de presunta corrupción se giró de cuentas de bancos suizos a nombre de empresas offshore creadas por argentinos vinculados al poder kirchnerista. Y ahí duerme aún.

El domingo 14 de abril de 2013 Jorge Lanata difundió en su programa “Periodismo para todos”, de Canal 13, las primeras noticias de lo que terminó siendo el caso de lavado de dinero más popular de la democracia que retornó en 1983. El periodista dijo la palabra “Suiza” como parte de la escala internacional de los millones K. Clarín publicó una primera nota sobre el tema al día siguiente. El primer párrafo decía: “La ruta del dinero empezaba donde empezaron tantas cosas, en Río Gallegos; hacía una escala operativa en Buenos Aires y seguía su rumbo intercontinental hacia cuentas en Suiza de empresas radicadas en paraísos fiscales, como Belice”.

El 17 de abril de este año, cuatro años después de que la causa judicial se empezara a investigar en el Juzgado Federal 7, el magistrado Sebastián Casanello emitió un escrito en el que asegura que se concretó la “incorporación de una nueva prueba fundamental”. Y contesta cuál es “la respuesta parcial de las autoridades de la Confederación Suiza al pedido de cooperación librado en el marco de esta investigación”. Casanello narra que recibió dos comunicaciones enviadas por Suiza junto a un sobre con un pen drive”.

El juez escribió que allí hay información encriptada vinculada a las cuentas 608741 y 608742 del Banco J. Safra, correspondientes a Marketing & Logistic Management SA y SGI Argentina SA (Panamá), respectivamente, y número 1.1.57995 del Banco PKB Privatbank SA, también perteneciente a la última sociedad nombrada”.

¿Qué significan esos nombres de sociedades que nada dicen para la opinión pública? Contesta el juez: “Un examen preliminar -que no se agota aquí- permitiría corroborar la hipótesis de que Suiza ha sido parte de la ruta que se habría utilizado para canalizar los fondos ilegalmente obtenidos” (en la causa de la “Ruta del dinero K”). El magistrado considera que “este segmento es crucial pues contribuye a completar” un “hueco causal”.

Dos fiscales ya habían actuado con celeridad y encontraron, años atrás, los caminos de la “Ruta del dinero K” que iban y venían de Suiza. El primero fue José María Campagnoli quien en pocos días logró reconstruir parte de la “vuelta” al país del dinero que supuestamente fugó la familia Báez a Suiza vía la financiera SGI, “La Rosadita”. Campagnoli intentó ser apartado de la investigación por un jury que pasará a la historia de la Procuración General de la Nación por insólito y fallido, impulsada por su titular, Alejandra Gils Carbó. El actual fiscal de la causa de la “Ruta del dinero K”, Guillermo Marijuan, emitió en 2015 un dictamen contundente en el que le marcaba a Casanello varios puntos que ahora son confirmados por la Justicia de otros países.

Marijuan logró, además, que uno de los principales imputados en el caso, Leonardo Fariña -confeso asesor contable de Báez- declare como “colaborador” de la Justicia. Su testimonio aportó nuevas pruebas, dirigió de nuevo la investigación hacia Suiza y Uruguay, y amplió lo que se conocía hasta ahora de esta trama. Fariña aceptó ser condenado por confesar que fue parte o cómplice de delitos financieros. Pero esa pena se reducirá si se confirman sus dichos jurídicamente. Hasta ahora se confirmaron.

Tras la declaración de Fariña, la expresidenta Cristina Kirchner quedó imputada en una causa que hasta ese momento, el año pasado, no la rozaba en los papeles. Su futuro procesal parece cada vez más complicado.

¿Qué contiene la información que llegó de Suiza? Fuentes de la causa aseguraron a Clarín que habría nuevas pruebas que ratifican que parte de la fortuna creada por los Báez en la era K fue depositada en bancos de ese país. Es por eso que Casanello volverá indagar a quienes ya había hecho pasar por esa etapa procesal. Cristina Fernández no fue incluida en la lista. Lázaro Báez y sus hijos, sí. Clarín supo que parte de la información de esos documentos podría involucrar no sólo a sus hijos, sino también a un exfuncionario nacional de Néstor y Cristina Kirchner.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino