El Gobierno pone más presión a Gils Carbó y le pide al Congreso que la cite

Sospechas de corrupción. Irregularidades en la compra de un edificio para la Procuración

El Gobierno pone más presión a Gils Carbó y le pide al Congreso que la cite

Con una carta, le pidió a los legisladores que la convoquen al recinto. Es para que dé explicaciones por las irregularidades en la compra de un edificio para la Procuración. En paralelo, buscarán avanzar con el pedido de juicio político.

iortelli@clarín.com

El Gobierno está decidido a jugar a fondo para que la procuradora general de la Nación Alejandra Gils Carbó deje su cargo. Mientras la investigación por irregularidades en la compra de un edificio de la Procuración avanza y pese a que la funcionaria asegura que no va a renunciar, un grupo de legisladores de Cambiemos recibió la orden de redoblar la apuesta en el Congreso. Por eso ayer, con el visto bueno del jefe de Gabinete, Marcos Peña, pidió ante la Bicameral de Seguimiento y Control del Ministerio Público Fiscal que convoque a la funcionaria a dar “explicaciones”.

Casualidad o no, el pedido se presentó a la mañana, casi en simultáneo con la reunión en la Quinta Presidencial de Olivos que tuvo Mauricio Macri con la líder de la Coalición Cívica Elisa Carrió, quien meses atrás había hecho un pedido de juicio político contra la procuradora, cuando sectores del Gobierno dudaban en avanzar en el Congreso contra la funcionaria.

Si bien la movida no tiene relación directa con el eventual juicio político al que Lilita y otro sector de Cambiemos quiere someter a la procuradora, es parte de la estrategia oficial para acorralar a la funcionaria. La nota en cuestión, a la que tuvo acceso Clarín, fue firmada por los diputados Mario Negri, Diego Mestre, Lucas Incicco y Silvia Lospennato; y las senadoras Silvia Elías de Pérez, Laura Rodríguez Machado. Y remitida, a instancias del presidente de la Cámara de Diputados Emilio Monzó, a la titular de la comisión, la diputada massista Graciela Camaño.

Los motivos que esgrimieron los legisladores fueron diversos. Por un lado, aspectos referidos a decisiones que tomó la procuradora en el manejo interno del Ministerio Público Fiscal, como los cambios sugestivos en torno al reglamento de los concursos, las sospechas por discrecionalidad en la administración de los recursos y del personal, el régimen de subrogancias, los criterios utilizados para el nombramiento de los titulares de las procuradurías y unidades especializadas y la labor de estos, de estrecha relación -en su mayoría- con ella. Y también, señalan los legisladores, la procuradora debe “brindar informes acerca del ejercicio arbitrario del poder disciplinario que se le atribuye”.

En este sentido, los legisladores buscan sumar varios testimonios de los funcionarios que pueden haber padecido la discrecionalidad de Gils Carbó: el caso emblemático es el del fiscal José María Campagnoli, dado que quieren que exponga sobre “el proceso de enjuiciamiento al que fue sometido en en la investigación relacio nada con la ruta del dinero presuntamente ilegal de Lázaro Báez”.

Por otra parte, los legisladores consideran que Gils Carbó debe darexplicaciones “sobre la compra del edificio de Perón 667 y la investigación judicial en curso por esta operación inmobiliaria”, concretada en 2013 por una cifra de $43.500.000.

Por esta causa, en la que se investiga presuntos hechos de corrupción, Gils Carbó está imputada. Y, como publicó Clarín días atrás, sería llamada a prestar declaración indagatoria por el juez federal Julián Ercolini - quien lleva la causa- por pedido del fiscal Eduardo Taiano. Podría ocurrir en dos semanas, por lo que coincidiría con la fecha en la que debería informar en el Congreso. Es que Camaño reaccionó rápido y ya convocó a la Bicameral para el jueves 27 de abril: será la primera reunión del año. La intención del oficialismo es lograr el consenso para citarla para la primera semana de mayo.

“Como dejamos aclarado en la nota, queremos que sea a la brevedad. Nos parece que hay elementos para que exponga en carácter de urgente, más cuando está imputada por serias irregularidades en la compra de un edificio”, remarcó el diputado Incicco en diálogo con Clarín.

En los últimos días, Gils Carbó había dejado saber que, pese al embate del Gobierno, estaba fuerte yno pensaba renunciar. Y ayer, luego de que se conociera el pedido, desde su entorno confiaron que irá a rendir cuentas a la comisión pero advirtieron que sólo dará explicaciones por la compra del edificio: “No quiere que le mezclen los temas”.

Su postura no es casual. La investigación en torno a la operación inmobiliaria preocupa a la referente de Justicia Legítima. Tanto que, días atrás, decidió el apartamiento de Guillermo Bellingi, quien fuera su segundo en la procuración durante cuatro años y quedara en el centro de la escena porque los investigadores sospechan de que su medio hermano, Juan Carlos Thill, cobró una millonaria comisión por la operación de compra del edificio.

Notas relacionadas
ARFINSA
Allanan una empresa por la compra del edificio

La justicia federal allanó ayer la empresa Arfinsa, integrante del grupo que le vendió a la Procuración el inmueble por el que es investigada Alejandra Gils Carbó. Arfinsa es la empresa del grupo Bemberg que cobró los más de 43 millones de pesos de la Procuración por la compra de un edificio para el organismo. En el operativo, ordenado por el fiscal Taiano, se llevaron documentación y computadoras.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino