El Papa rechazó una invitación de Temer y lo cuestionó por sus reformas

19/04/2017
Internacional Ámbito Financiero Mundo Pág. 21
"NO PUEDO DEJAR DE PENSAR EN LOS POBRES", DIJO

El Papa rechazó una invitación de Temer y lo cuestionó por sus reformas

El presidente lo había convocado para conmemorar los 300 años de la manifestación de la Virgen de Aparecida, la patrona de Brasil.
Brasilia - El papa Francisco suspendió su viaje a Brasil y amonestó al presidente, Michel Temer, por sus políticas y su impacto negativo entre los más pobres.

"No podemos confiar más en las fuerzas ciegas y en la mano invisible del mercado", señaló Francisco en su correspondencia dirigida al jefe de Estado. "Sé bien que la crisis que enfrenta el país no es de simple solución y que no corresponde a la Iglesia ni al Papa dar una receta concreta para resolver algo tan complejo", dijo. "Pero no puedo dejar de pensar en tantas personas, sobre todo las más pobres, que muchas veces se ven completamente abandonados y suelen ser los que pagan el precio más amargo de algunas soluciones fáciles y superficiales para crisis que van mucho más allá de la esfera meramente financiera", añadió.

El tenor de la carta se inscribe en una lectura crítica de las premisas económicas adoptadas por el Gobierno, que definió como prioridades el endurecimiento del sistema jubilatorio y el ajuste fiscal.

La carta se difundió en el mismo día en que el presidente se reunió con ministros y legisladores para redefinir la estrategia legislativa ante la reforma previsional. Las discusiones están empantanadas respecto a si incluir o no una edad de jubilación reducida para las mujeres, de 62 o 63 años, frente a la propuesta original de Temer que estableció una edad mínima de 65 años para ambos sexos.

La correspondencia del Papa fue una respuesta a otra enviada por Temer, quien lo había invitado a viajar este año a Brasil para la conmemoración de los 300 años de la manifestación de la Virgen de Aparecida, la patrona nacional. Francisco, devoto de Aparecida, explicó que no podrá viajar debido a su intensa agenda de trabajo.

En julio de 2013, pocos meses después de ser electo Papa, Jorge Mario Bergoglio desembarcó en Brasil en la que fue su primera gira internacional. Durante aquel viaje ofreció una misa en la Basílica de Aparecida, interior de San Pablo, donde prometió que volvería a ese santuario en 2017.

Las discrepancias del Vaticano con algunos planteos de la administración de Temer ya habían sido manifestadas por la Conferencia Nacional de Obispos de Brasil. "La nuestra no es una posición político-partidaria, es una posición política en el sentido de la polis, del cuidado que hay que tener por todas las personas", señaló la semana pasada Ulrich Steiner, secretario general de la Conferencia.

El alto prelado informó que la Iglesia procuró "contribuir" en el debate sobre la jubilación a través de consultas con varios sectores de la sociedad, y que en el marco de ese intercambio de ideas se reunió con la Central Única de los Trabajadores, vinculada al Partido de los Trabajadores.

Previamente, el titular de la Conferencia, cardenal Sergio da Rocha, había señalado que "es muy grande el riesgo de que se pierdan derechos y haya una precarización laboral".

Agencias ANSA y Reuters

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino