“Macri ha mostrado diferentes posturas frente a China”

Entrevista Gustavo Girado Consultor y docente-investigador en UBA y UNLa

“Macri ha mostrado diferentes posturas frente a China”

El economista y consultor Gustavo Girado, docente-investigador de la UBA y la UNLa y ahora director de la “Especialización en Estudios de China Contemporánea” en la UNLa, es uno de los pocos sinólogos que tiene Argentina, una carencia injustificada dada la relevancia que está consiguiendo el Gigante asiático en el mundo y, asimismo, en Argentina.
Saber cómo le va a ir a Argentina requiere, cada vez más, pensar cómo le irá a China. Y otear eso implica saber algo más de China.
 

Sobre este tema y otros, como la relación bilateral sinoargentina o las implicancias del ascenso de Donald J. Trump para la potencia oriental, Girado ofreció su opinión ante El Economista. Solemos pensar que a China le va bien o mal según cuanto crezca su PIB pero imagino que, dada su población, complejidad, historia y demás, el análisis debe ser más profundo. ¿Cómo está China hoy? En términos relativos, sí, abordar China es complejo analíticamente porque es más grande en población, superficie, producto, reservas y una inmensa cantidad de variables que utilizamos los economistas. Pero, además, a esa supuesta mayor complejidad hay que considerarla con criterios diferentes pues tanto su régimen político como los movimientos de capitales, por caso, son y se manejan de forma diferente a como estamos acostumbrados a hacerlo en este lado del mundo. Hoy China crece a tasas importantes, pero son las menores de una serie histórica de varias décadas. Sin embargo, esto no debiera ser una noticia en virtud que, como toda economía que va madurando y tendiendo a homogeneizar su desarrollo intersectorial, sus tasas de crecimiento son menores. En suma, el crecimiento sigue siendo elevado aunque paulatinamente se va moderando en la medida en que la población envejece y la economía se reequilibra desde la inversión al consumo, y desde la demanda externa a la interna y de la manufactura a los servicios.
 

En el primer trimestre de 2017 ha crecido 6,9%, por encima de lo planeado para todo el año. ¿La llegada de Donald J. Trump a la Casa Blanca cambió los planes de “coexistencia pacífica” de Pekín, o no?

Todo lo que puede apreciarse hasta ahora es que no. El principio de coexistencia pacífica sigue primando y eso lo han dejado saber los principales dirigentes del Politburó desde que la Casa Blanca tiene nuevo inquilino. En todo caso, lo que no queda claro es cuál es la nueva posición internacional de la administración norteamericana, en virtud de lo fuertemente contradictorias que aparecen hasta aquí varias de sus políticas exteriores.
 

¿Cómo está la relación entre China y Argentina?

Se especulaba con que Mauricio Macri le bajaría el volumen, pero no fue así, parece? China no solamente padece la incertidumbre regada por Trump alrededor del mundo, sino que incluso con socios menores, como Argentina, tiene dificultades en la medida que las señales tampoco le resultan claras. Desde que asumió Macri nuestro país ha mostrado diferentes posturas frente a China, entre las que se destaca la asumida a fin de 2015, cuando fue explícita la intención de detener para revisar los acuerdos alcanzados bilateralmente, renegociar los que financiaban las obras de infraestructura y reveer las etapas previstas para el desarrollo de trabajos ulteriores (hidroeléctricas o centrales nucleares). Posteriormente la postura de Argentina cambió propositivamente y, si bien puso bajo un peligroso cono de sombras varias de las iniciativas que tenían un compromiso concreto, ha avanzado con otras en las cuales el costo de detenerlas hubiese sido mayor.
 

¿Podríamos tener, en lo económico, una mejor relación con China? Ellos invierten acá y nosotros les vendemos mucho, aunque casi todo soja, es cierto, ¿pero puede haber más?

Un tema del momento parece ser la llegada de turistas chinos. ¿Se puede aumentar ese voluminoso flujo, por ejemplo? Sí, entiendo que sí. Hay un camino que, me parece, depende más de la iniciativa local que de la posición china al respecto. Si Argentina vende pocos productos con cierta sofisticación, no es solamente a China adonde no los consigue colocar, sino que allí vendemos aquello en lo que somos competitivos, como no puede ser de otra manera. La actitud china respecto del escaso valor de lo que Argentina coloca en su mercado pareciera depender más de la ausencia de políticas de estímulo y de ejes de trabajo conjunto público-privado, que es la manera en como las empresas de las economías en vías de desarrollo han conseguido ingresar al territorio chino.
 

Por el lado del turismo, claro, no es algo diferente: cuando se consiga retener al turismo argentino dentro de su propio territorio, se hará camino para interesar al oriental. En la medida que Argentina no resulte una plaza turística rentable, será difícil que lleguen más turistas desde el punto del globo que se encuentra más lejos de nuestro país. En agosto, si todo marcha bien, la Universidad Nacional de Lanús empezará a dictar el posgrado “Especialización en Estudios en China Contemporánea”.

 

¿Sabemos demasiado poco de China, pese a que es cada vez más importante para nosotros?

Efectivamente, y esa es la motivación fundamental por la que las autoridades de la UNLa decidieron apostar a un proyecto que tiene mucho futuro. Ya lo habían advertido cuando hace un par de años estructuraron un esquema de cooperación sino-argentino (denominado ProSa) al interior de la universidad. Actualmente no hay en Argentina un espacio académico público que tenga institucionalizado el estudio de una de las economías más importantes del mundo, con la cual las distancias no son solamente geográficas. Conocer cómo funciona su Estado, la historia que ha convertido a China en uno de los principales actores de la escena política y económica del mundo, es central para cualquier actor que se precie. Argentina, como otras economías de menor envergadura, ven en China no solamente un mercado potencial en muchos sentidos (como destino de productos y origen de inversiones, como fuente de financiamiento pero también de turistas), sino que sus posiciones multilaterales resultan atractivas para que Argentina y la región diseñen sus políticas regionales y globales. Hay empatía en muchos planos que sobresalen a lo económico, como el simple hecho que hoy la china es la cuarta colonia de inmigrantes radicados en Argentina. La carrera de especialización que hemos diseñado pretende generar recursos humanos profesionales y muy especializados para poder aprovechar las múltiples oportunidades que se generan en la medida que la relación bilateral y birregional se hace más estrecha e intensa

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino