Otros dos muertos y decenas de heridos en las marchas contra el chavismo

Crisis venezolana. Violenta represión de la protesta

Otros dos muertos y decenas de heridos en las marchas contra el chavismo

Un joven de 17 años y una chica de 23 fueron baleados ayer en la cabeza por grupos parapoliciales. Fue durante una enorme marcha que pidió elecciones y libertad a los presos políticos.

El presidente Nicolás Maduro cumplió ayer su amenaza de reprimir con una lluvia de bombas lacrimógenas la “megamarcha” de la oposición. El choque se saldó con dos jóvenes muertos baleados en la cabeza, se sostiene que a manos de los parapoliciales armados que se movilizan en motocicletas. La primera víctima era Carlos José Moreno Barón, tenía solo 17 años, estudiaba economía. La segunda, una joven de 23 años, Paola Andreina Ramírez Gómez. Fue baleada en una plaza, en Táchira, donde se realizaba una de las protestas. Hay además, decenas de heridos por perdigonazos con balas de goma disparados por la policía. Suman así siete los manifestantes asesinados en los últimos días en Venezuela. El saldo de arrestados no estaba claro al cierre de esta edición. El régimen dijo que detuvo a 30 “violentos terroristas”, en alusión a los manifestantes.

 

Nicolás Maduro afirmó que habían logrado frenar “un golpe”. La feroz represión contra la disidencia generó una oleada de condenas internacionales. El canciller de EE.UU., Rex Tillerson, denunció que el régimen “está violando su propia constitución” y remarcó la preocupación de Washington por esos sucesos. Su colegas de Brasil, Aloysio Nunes, afirmó que “ocurrió lo que más se temía en Venezuela: la presión del gobierno mata manifestantes”.
 

Maduro había amenazado con sacar al ejército y las milicias, unos oscuros grupos civiles que prometió armar con fusiles, pero la gente no se atemorizó y los manifestantes tomaron masivamente las calles en 26 puntos de concentración de Caracas. Las demandas son básicas. La gente pide elecciones, libertad a los presos políticos y alivio del desabastecimiento y el caos económico. De manera paralela, el chavismo también había convocado su contramarcha para conmemorar, el 19 de abril, un feriado que solo tuvo en común para los dos bandos la fecha histórica del primer grito de la independencia que se inició en 1810.
 

La “marea roja”, como los chavistas bautizaron su contramarcha, no llegó a cubrir dos de las seis cuadras que tiene la avenida Bolívar. Comenzó en la Plaza Venezuela. Numerosos buses oficiales llevaron desde el interior a los activistas para llenar el mitin chavista. A los empleados públicos se les pasó lista de asistencia.
 

En el fondo se quejaron de haber sido obligados a ir a la marcha con sus camisas rojas para evitar perder el puesto de trabajo. Pero la “megamarcha” de la oposición se desbordó por los cuatro costados de la ciudad. Se calcula que más de un millón de personas, tanto o más, que la “toma de Venezuela” del pasado 1º de septiembre. Sin contar que en las principales ciudades del país también se realizaron manifestaciones como en San Cristóbal, estado Táchira, y Mérida, donde las autoridades dispersaron con gas lacrimógeno la protesta.
 

En Caracas, de todos los 26 puntos de concentración los más castigados por la represión fueron los barrios San Bernardino, Bello Monte, El Paraíso, La Vega, El Valle, antiguos bastiones chavistas, que se han unido a las protestas de la oposición. Las bombas que lanzaron los efectivos de la Guardia Nacional obligaron a muchas personas a protegerse con máscaras antigas como Lilian Tintori y Antonieta Mendoza, esposa y madre del preso político Leopoldo López, quien se encuentra en la prisión militar de Ramo Verde.
 

En la plaza La Estrella de San Bernardino, norte de Caracas, cayó el joven Moreno. El diputado Jorge Millán de Primero Justicia (el partido del gobernador Henrique Capriles), quien que estaba a su lado caminando, afirmó que vio a unos “colectivos” armados que iban en moto dispararle a la cabeza del estudiante. Ya estaba muerto cuando llegó a la clínica de la zona. No hay confirmación de las autoridades.
 

Lilian Tintori lo confirmó: “Alertamos al mundo que este 19 de abril de 2017 fue asesinado de un tiro en la cabeza el joven Carlos José Moreno, en San Bernardino, Caracas. Con esta víctima confirmamos la represión brutal y cobarde en Venezuela”. Todavía no se tenían noticias del asesinato de la muchacha en Tachira. En la avenida de Rio de Janeiro de Bello Monte, la Guardia Nacional disparó tantas bombas lacrimógenas que obligó a los manifestantes opositores a lanzarse al río Guaire, que es la cloaca de Caracas. Hace años Hugo Chávez presupuestó millones de dólares para limpiar el cauce del Guaire pero los fondos desaparecieron.
 

Hay dos mujeres en grave estado.
 

Una recibió un golpe en la cabeza con hundimiento de cráneo; y otra, un disparo directo de un chorro de agua de un camión Neptuno en el pecho que la dejó inconsciente. En Altamira, la zona del este de Caracas, donde no hubo represión, Janet Arias, de 58 años, iba en su silla de ruedas. Así expresó su indignación: “Estoy rodando en mi silla desde hace siete años. Fui chavista hasta que desperté y abrí los ojos. Ahora protesto. Sufro de ostopenia y no consigo medicina. Conozco a los chavistas en su entraña. Los militares son unos corruptos y sanguinarios”

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino