El Gobierno negocia para que Macri se reúna con Trump el 27 de abril

LA AGENDA PRESIDENCIAL EXTERNA

El Gobierno negocia para que Macri se reúna con Trump el 27 de abril

A pesar de la salida de Lousteau, Malcorra define los detalles del encuentro. Preparan una visita a China.

La canciller Susana Malcorra dijo hace un día que la cita no estaba confirmada, pero en las últimas horas el Gobierno baraja una fecha para el encuentro entre Mauricio Macri y Donald Trump: sería el 27 de abril. Si hay algún inconveniente, a más tardar, el 28 , según supo Clarín de fuentes del Gobierno. La confirmación que se aguarda es de la Casa Blanca. De hecho para esas fechas debería salir un especial de la Argentina en algunos diarios de EE.UU. El Gobierno hizo gestiones para conseguir apoyos entre los empresarios nacionales.

 

 

La precipitada renuncia de Martín Lousteau a la embajada en los Estados Unidos no cambiaría en absoluto los tiempos de la bilateral con Trump, dijeron en Presidencia las fuentes consultadas que sin embargo calificaron al dirigente de ECO como “un irresponsable”. Lousteau ayer cosechó elogios entre los radicales que lo apuran para ser jefe de Gobierno de la Ciudad, pero también un fuerte desprecio entre los que no lo quieren.
 

“Es un llanero solitario”, dicen. “Aunque ya se sabía que se iba, la manera en que lo hizo es la misma que como funcionario en la provincia, que como ministro de Cristina Kirchner.
El Gobierno apura el regreso de Lousteau (al que ya le aceptaron la renuncia) para que no esté en la cumbre entre Macri y Trump. Por ahora, no hay “ningún apuro” por definir el nombre de su sucesor en Washington antes de la visita de Macri a DC. Hay una lista de varios, que debió armarse antes de tiempo. Por cierto, Trump tampoco ha nombrado al sucesor del demócrata Noah Mamet como embajador de Estados Unidos en Argentina.
 

Si bien la relación con Washington se lleva mayormente desde Buenos Aires, Lousteau anunció su salida en medio de los arreglos para la reunión bilateral y además en medio de gestiones muy sensibles y abiertas que tienen impacto público: la embestida del fuerte lobby de los productores del biodiesel para bloquear a los argentinos, o la suspensión de una medida que habilitaba la entrada de los limones argentinos a los Estados Unidos y que tiene trabajando por el otro lado al lobby californiano.
 

Fue el propio Macri quien decidió, después de la segunda conversación que mantuvo con Trump, viajar lo antes posible a Washington. Se barajaban dos fechas. El Presidente busca un posicionamiento más fuerte en el delicado y convulsionado esquema político y económico latinoamericano. Argentina mantiene un liderazgo, por ejemplo, en el cerco que los organismos regionales montaron sobre el régimen de Nicolás Maduro. Macri igual está entre Washington y Beijing. Parece hasta un minué pensado para que los tiempos así coincidieran.
 

Es que el Presidente anunció hace meses que se puso como meta viajar a ver a Donald Trump antes de su visita de Estado a Xi Jinping, quien curiosamente estará en estos días en la Casa Blanca para intentar limar las fuertes asperezas que se acrecentaron entre los Estados Unidos y China con la llegada al poder del magnate republicano. Al mismo tiempo, el Presidente Macri también aceptó participar de la multitudinaria conferencia de jefes de Estado y de Gobierno que organiza Xi y que es conocida como la iniciativa Belt & Road, con la que el presidente chino busca revivir proyectos de desarrollo, conexión e infraestructura sobre la que fuera la vieja ruta de la seda que unió a Europa, Asia y África. Participan de esta los líderes de países tan disímiles como Rusia, Vietnam, Filipinas, Kazajstan, Tailandia. Por América Latina está anotada ahora Michel Bachelet, y entre los amigos europeos de Macri, iría el español Mariano Rajoy.
 

De esta manera, Macri estará en Beijing participando de dicha cumbre el 14 y 15 de mayo, para después comenzar la visita de Estado propiamente dicha. El embajador Diego Guelar estuvo en estos días en Buenos Aires para terminar la agenda bilateral, el encuentro con Xi, las bilaterales con los CEO de las empresas chinas más importantes, y otras actividades cukturales y educativas. Macri también va a inaugurar después en Shangai la feria alimenticia SIAL, donde Argentina es país invitado de honor. Y al terminar partirá a Japón a ver a Shinzo Abe. Tokio aún no da por confirmada esa visita, que sí dan como un hecho desde Buenos Aires

Menciones: 

La canciller Susana Malcorra dijo hace un día que la cita no estaba confirmada, pero en las últimas horas el Gobierno baraja una fecha para el encuentro entre Mauricio Macri y Donald Trump: sería el 27 de abril. Si hay algún inconveniente, a más tardar, el 28 , según supo Clarín de fuentes del Gobierno. La confirmación que se aguarda es de la Casa Blanca. De hecho para esas fechas debería salir un especial de la Argentina en algunos diarios de EE.UU. El Gobierno hizo gestiones para conseguir apoyos entre los empresarios nacionales.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino