La tensión con Norcorea llega a “un nivel peligroso”, advierte el canciller de EE.UU.

19/03/2017
Internacional Clarín El Mundo Pág. 33
VISITA A BEIJING, UN DÍA DESPUÉS DE MENCIONAR LA POSIBLE OPCIÓN MILITAR

La tensión con Norcorea llega a “un nivel peligroso”, advierte el canciller de EE.UU.

Rex Tillerson afirmó que su país trabajará con China para evitar un conflicto con el régimen de Pyongyang.

La tensión en la península coreana "alcanza un nivel peligroso", advirtió ayer el secretario de Estado estadounidense, Rex Tillerson, de visita en China, y adelantó que Washington trabajará con Beijing para evitar un conflicto con Corea del Norte.

Tillerson se esforzó en adoptar un tono conciliador en su primera visita a Beijing, al día siguiente de un mensaje en Twitter del presidente Donald Trump en el que acusaba al régimen de Pyongyang de “porterse bastante mal” y a China de no presionar lo su- ficiente a su aliado norcoreano. Por su lado, Beijing reprocha a Washington alimentar las tensiones con ejercicios militares en Corea del Sur.

“Creo que compartimos una misma visión y una sensación de que la tensión en la península es muy elevada actualmente y las cosas alcanzaron un nivel peligroso”, señaló Tillerson luego de una reunión con su homólogo chino, Wang Yi, en la capital del gigante asiático.

“Nos hemos comprometido a hacer todo lo que podamos para prevenir el estallido de cualquier tipo de conflicto”, agregó el jefe de la diplomacia estadounidense. Y remarcó: “Trabajaremos juntos para ver si podemos llevar al gobierno de Pyongyang a cambiar de posición y alejarse del desarrollo de armas nucleares”.

Wang Yi destacó por su parte que la reunión con Tillerson fue muy “productiva” e insistió en que el conflicto en la península coreana debe solucionarse a través del diálogo.

“Podemos escoger entre dejar que la situación se deteriore hasta desembocar en un conflicto, o bien regresar al camino adecuado de las negociaciones”, declaró Wang. Beijing, como Washington, “esperan hallar la forma de reactivar las negociaciones y no abandonan la esperanza de alcanzar la paz”, aseguró el ministro chino.

La visita de Tillerson a China, la primera de un miembro del gobierno de Trump, es la última etapa de su gira por Asia, que es también su primer viaje al exterior tras llegar al cargo. El canciller estadounidense hizo antes paradas en Japón y Corea del Sur, y en estos países aliados advirtió que se ha terminado la diplomacia paciente de la era del ex presidente estadounidense Barack Obama a la hora de lidiar con el programa nuclear norcoreano y que todas las “opciones” están sobre la mesa, incluida la vía militar.

El jueves, en Tokio, Tillerson había señalado el fracaso de 20 años de esfuerzos diplomáticos para frenar el programa nuclear norcoreano y abogó por un “nuevo enfoque”. Pero Pyongyang se mantiene inflexible.

“Si Estados Unidos hace el más mínimo gesto para lanzar un ataque preventivo contra nosotros, nuestra fuerza de ataque nuclear aniquilará el cuartel general de los provocadores e invasores”, afirmó el sábado en un comentario el principal periódico norcoreano, Rodong Sinmun.

“Si el gobierno estadounidense continúa sus presiones, los esfuerzos que apuntan a encontrar una nueva solución se perderán para siempre”, advirtió el texto.

La hermética dinastía comunista alarmó al mundo la semana pasada con disparos de misiles, tres de los cuales cayeron en aguas territoriales japonesas. Pyongyang precisó que se trataba de disparos de entrenamiento contra bases estadounidenses en Japón. Estados Unidos inició al día siguiente la primera parte del despliegue de un escudo antimisiles en Corea del Sur, orientado hacia su vecino del norte. China protestó de forma vehemente por la medida. Los disparos norcoreanos de la la semana pasada se suman a los ensayos nucleares subterráneos, dos de ellos el año pasado, que suscitaron sanciones de parte de la comunidad internacional, incluida China. Pero el régimen de Kim Jong-un no cambió el rumbo.

China es el principal socio comercial de Corea del Norte, aunque en febrero Beijing suspendió todas las importaciones de carbón de ese país en respuesta a un nuevo lanzamiento de un misil balístico por parte de Pyongyang. Pero el gobierno chino también estima que Estados Unidos contribuyó en la escalada de la tensión y se opone a la instalación de un escudo antimisiles en Corea del Sur. Tillerson sería recibido hoy por el presidente chino Xi Jinping, y podría invitarlo a que visite a Trump en EE.UU. el mes próximo.
 

Notas relacionadas
Washington pide una relación comercial “justa”

Estados Unidos insistió ayer en su objetivo de lograr una relación comercial “justa” con China que genere beneficios a ambas partes, luego de que el presidente Donald Trump criticara el superávit comercial chino. “Nuestros dos países deberían tener una relación comercial positiva, que sea justa y ofrezca dividendos en ambos lados, y vamos a trabajar en esa dirección”, afirmó a la prensa el canciller Rex Tillerson, tras reunirse con su par chino.

Beijing. EFE

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino