EE.UU. intensifica los ataques contra Irán a menos de un mes de las cruciales elecciones en ese país

21/04/2017
Internacional Clarín El Mundo Pág. 35
VUELVE A AGRAVARSE EL VINCULO WASHINGTON-TEHERÁN

EE.UU. intensifica los ataques contra Irán a menos de un mes de las cruciales elecciones en ese país

Trump, su canciller y su embajadora en la ONU, le quitan valor al pacto nuclear firmado con Obama.

WASHINGTON Y TEHERÁN. EFE Y ANSA

Teherán salió a proteger su posición después de una ofensiva de acusaciones de Estados Unidos respecto a su congelado plan nuclear y que instalan a Teherán como el principal eje de conflicto en Oriente Medio. Esas declaraciones que se han mutiplicado son consideradas una bendición para los halcones iraníes que aspiran a sacar del gobierno en los comicios del 19 de mayo al actual gobierno moderado de Hussein Rohani.

Ayer el preisdente Donal Trump dijo que la potencia persa “no da el espíritu” del histórico convenio de desarme nuclear que negoció con el anterior mandatario Barack Obama. Pero lo cierto es que los organismos especializados indican que Teherán esta cumpliendo en detalle ese convenio firmado por el gobierno iraní con las potencias occidentales del Grupo 5 + 1 (Estados Unidos, Rusia, China, Reino Unido y Francia, además de Alemania), en 2015.

El canciller, Mohammad Javad Zarif, criticó las acusaciones de EE:UU. y señaló que “no pueden enmascarar la admisión de conformidad hacia el cumplimiento de Irán del acuerdo nuclear vigente”, agregando, en alusión a las sanciones aún vigentes, que Washington debe “cambiar el rumbo y cumplir con sus compromisos”.

El miércoles último, el jefe de la diplomacia norteamericana, Rex Tillerson, aludió a que donde está Irán hay un conflicto. La declaración la hizo durante una visita a Arabia Saudita, enemigo jurado de Teherán. A pesar de reconocer que Irán cumple con las condiciones del pacto, Tillerson dijo que el acuerdo “no es suficiente para alcanzar el objetivo de un Irán no nuclear” y que ese convenio es producto del “mismo enfoque fallido que en el pasado nos trajo a la actual amenaza que tenemos con Corea del Norte”.

La reflexión recordó el “eje del mal” que hizo famoso el ex presidente George W. Bush y que incluyó a Irán junto con Irak y Corea del Norte. El efecto de esa declaración justo antes de la invasión a Irak en 2003, provocó el desplazamiento de otro gobierno moderado en Irán y la instauración de una administración furiosamente hostil hacia Occidente, de constante amenaza contra Israel y que es la que construyó los laboratorios nucleares que Rohani y Obama congelaron. “Las pruebas están claras: las acciones provocativas de Irán amenazan a EEUU, la región y el mundo”, insistió Tillerson.

El canciller estadounidense tildó de “fracaso” el acuerdo nuclear con el país shiíta. “Un Irán sin restricciones tiene el potencial de seguir el mismo camino que Corea del Norte y llevarse consigo al mundo”, insistió. En síntesis, denunció que Teherán es el “principal patrocinador del terrorismo del mundo, responsable de intensificar múltiples conflictos y de socavar los intereses de EE.UU. en países como Siria, Yemen, Irak y el Líbano”.

Los dichos del secretario de Estado de EE.UU. surgieron un día antes que Nikki Haley, la embajadora norteamericana ante las Naciones Unidas, enfocara la estrategia sobre Oriente Medio en la potencia persa. Haley afirmó que Irán es la principal amenaza en la región y urgió al Consejo de Seguridad de la ONU a convertir a Teherán en la prioridad cuando analice la situación en la región.

“Si vamos a hablar honestamente sobre los conflictos en Oriente Medio, debemos empezar con el principal culpable: Irán y su milicia asociada a Hezbollah”, dijo la embajadora en alusión a la alianza con el partido político y milicia libanés considerado como terrorista por EE.UU. y Europa.

Haley, que desde su llegada a la ONU se ha alineado claramente con Israel, insistió en que la organización es a su juicio parcial contra ese país y criticó que el conflicto con los palestinos se debata cada mes en el Con sejo de Seguridad. Washington está llamando a cambiar el foco en los debates que el Consejo de Seguridad celebra sobre Oriente Medio y demanda más atención para la amenaza que a su juicio representa Teherán. La nueva arremetida de Washington será aprovechada por los enemigos internos de Rohani que aún denuncian como una traición el congelamiento del programa nuclear.

Ayer se supo que el principal arquitecto de ese proyecto atómico, Mahmud Ahmadinejad, quien se presentó como candidato, no fue autorizado por el Consejo de Guardianes. Pero sí se mantiene en la lucha Ebrahim Raisi, quien es próximo aliado del jefe supremo iraní, el ayatola Alí Jamenei. Se presume que, de llegar al poder, retomaría la senda conflictiva y antiisraelí de Ahmadinejad.

El acuerdo que está vigilado por los países firmantes y la AIEA, dependiente de la ONU, restringe el programa de enriquecimiento de uranio de Teherán por 10 años, a cambio del levantamiento de sanciones económicas que frenaban el desarrollo de la nación asiática. Sólo una mínima parte de esas sanciones fueron levantadas, referidas al regreso al mercado petrolero de Irán. Pero no se confirmó el flujo de inversiones que el acuerdo había prometido consolidando en su momento a Rohani.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino