El conflicto en Venezuela comienza a cerrar antiguas divisiones en la OEA

LAS REUNIONES EN EL ORGANISMO CONTINENTAL

El conflicto en Venezuela comienza a cerrar antiguas divisiones en la OEA

Debido a la crisis generada por Maduro, las disputas quedan de lado en busca de consensos.

Los últimos acontecimientos en Venezuela por cuenta y cargo de Nicolás Maduro están “subsanando” curiosamente algunas de las fuertes divisiones que imperaban en la OEA hasta hace unos meses y semanas. No es que las mismas se hayan terminado, pero más bien se encuentran focalizadas, acotadas. Ello fue lo que permitió sortear la resistencia de los venezolanos, bolivianos y nicaragüenses para que el Consejo Permanente del organismo sacara por mayoría una resolución que si bien no menciona un reclamo para suspender al país del mismo sí denunció la existencia de “una grave alteración inconstitucional” y lo instó a “actuar en los próximos días para garantizar la separación e independencia de los poderes y restaurar la plena autoridad del la Asamblea Nacional”.

 

Una buena cuota en el consenso alcanzado, tuvo que ver el hecho de que la canciller argentina Susana Malcorra y el secretario general de la OEA, Luis Almagro, jugaran al final juntos. Ello tiene una relevancia inédita. Ambos habían mantenido fuertes diferencias precisamente sobre cómo llevar la situación frente al régimen de Maduro. El uruguayo siempre fue de máxima, buscando la suspensión de Caracas. Lo ha pedido en público, lo ha tuiteado y mantuvo duelos verbales con el presidente venezolano, lo que por momentos le dio un carácter personalista a la pelea.
 

Malcorra por su parte llevaba un tono distinto: menos aislacionista hacia Caracas. El uruguayo y la argentina también mantuvieron sus diferencias cuando Almagro se hizo eco de un pedido de un panel de la ONU para que la Justicia de Jujuy liberara a Milagro Sala. Una traza de cómo viene trabajando el continente puede hallarse en la formación de un grupo dentro de la OEA, por fuera del Mercosur y por fuera de la Unasur, que se viene pronunciando sobre Venezuela. Allí están Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Estados Unidos, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Paraguay, Perú y Uruguay.
Estos han buscado presionar fuertemente a Maduro sin aislarlo del todo.
 

Por otro lado sabe este diario que una buena parte de la oposición en Venezuela transmitió en las distintas capitales, incluyendo al presidente Macri, que no quieren el apartamiento total del régimen porque ello mismo los dejaría sin red a la hora de la presión internacional. El sábado Bolivia debía asumir la presidencia del Consejo Permanente de la OEA. Los bolivianos dilataban el llamado formal a la reunión. Lo legal dice que podía hacerlo Haití en calidad de vicepresidente, pero el país estaba ausente. Los miembros del Consejo le buscaron la vuelta. Saltearon ambos pasos y siguiendo el reglamento recordaron que el embajador decano podía hacerlo, y allí estaba el hondureño Leónidas Rosa Bautista, quien terminó presidiendo la sesión. Para que no hubiera dudas, allí viajó Macorra en calidad de presidente del Mercosur. Y la tónica del texto aprobado fue parecida a la del cono sur

Menciones: 

Una buena cuota en el consenso alcanzado, tuvo que ver el hecho de que la canciller argentina Susana Malcorra y el secretario general de la OEA, Luis Almagro, jugaran al final juntos. Ello tiene una relevancia inédita. Ambos habían mantenido fuertes diferencias precisamente sobre cómo llevar la situación frente al régimen de Maduro. El uruguayo siempre fue de máxima, buscando la suspensión de Caracas. Lo ha pedido en público, lo ha tuiteado y mantuvo duelos verbales con el presidente venezolano, lo que por momentos le dio un carácter personalista a la pelea.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino