El último debate de candidatos, a la sombra del ataque en Champs Elysées

21/04/2017
Internacional Clarín El Mundo Pág. 29
EL TERRORISMO FUE EL TEMA CENTRAL

El último debate de candidatos, a la sombra del ataque en Champs Elysées

La ultraderechista Marine Le Pen y el conservador Fillon suspendieron la campaña.

PARÍS. AFP, EFE, AP Y DPA

A tres días de la primera ronda de las presidenciales franceses, los once candidatos participaron este jueves en un último debate televisivo, que se vio sacudido por el tiroteo en los Champs Elysées de París y convirtió el terrorismo en el tema central. Cuatro aspirantes tienen posibilidades reales de pasar a la segunda ronda, y el primero de ellos en reaccionar fue el ex ministro Emmanuel Macron, candidato liberal independiente: “Esta amenaza forma parte de la vida diaria de los próximos años”, advirtió. El dirigente sostuvo que “viviremos de forma duradera con estas amenazas”, y que “serán la cotidianeidad de los próximos años”. Pese a ello, Macron consideró que no hay que “ceder al miedo” ni “dar la impresión de que cedemos”.

La dirigente del ultraderechista Frente Nacional, Marine Le Pen, aprovechó el atentado para recordar que quiere expulsar de Francia a los sospechosos de extremismo yihadista de origen extranje ro que ya estén fichados. Luego anunció que suspendía el acto de mañana en solidaridad con las víctimas. Le Pen criticó al gobierno por no adoptar una posición más dura contra el terrorismo. “No se hace todo lo posible para poner a nuestros compatriotas a resguardo”, señaló. Rechazó la idea de que haya que acostumbrarse “al terrorismo islamista”, y para evitarlo propuso “un plan de ataque” que pasaría por “el restablecimiento del control de las fronteras” de Francia y por “poner fin al laxismo y a la ingenuidad”.

La misma actitud adoptó François Fillon, el aspirante de Los Republicanos, la formación conservadora, quien insistió en que la amenaza yihadista “es la más importante” para su país. “La lucha contra el terrorismo debe ser la prioridad absoluta del próximo presidente de la República”, subrayó en el debate transmitido por la cadena pública France 2. Fillon recordó también su intención de impedir la vuelta de los franceses que se han integrado en grupos yihadistas de combate en Siria e Irak, a los que pretende aplicar una disposición penal de los años 1930 para retirarles la nacionalidad.

El candidato de extrema izquierda, Jean-Luc Mélenchon, expresó su solidaridad con las familias de las víctimas y aseguró que bajo su gobierno no habría ningún tipo de tolerancia con esos actos. También le pidió a la población que no ceda al pánico y que no se interrumpa el “proceso democrático” de las elecciones.

El socialista Benoît Hamon, refiriéndose al atentado de los Campos Elíseos, estimó que “este acontecimiento nos recuerda que estamos en el centro de una crisis” caracterizado “por el asalto de fuerzas que detestan nuestra democracia”, y afirmó que “hay que ser implacables con esas fuerzas”.

Francia se encamina a una de sus elecciones más imprevisibles de todos los tiempos, con una carrera muy ajustada entre Le Pen, Macron, el conservador Fillon y Mélenchon. El número de indecisos es alto, oscila entre el 20% y el 25%. Le Pen, que según todas las encuestas lograría pasar a la segunda vuelta de las presidenciales -previstas para el 7 de mayo-, ha perdido terreno en los últimos días al igual que el otro gran favorito, el centrista y proeuropeo Macron, con 23% de la intención de voto cada uno.

El conservador Fillon, que se mantiene en la carrera presidencial pese ha haber sido imputado en marzo por desvío de fondos públicos, y Mélenchon, que ha registrado un sorprendente salto en las encuestas, les pisan los talones con casi un 20%.

La diferencia entre los cuatro aspirantes es tan corta que se encuentran dentro del margen de error de los sondeos, por lo que cualquiera podría clasificarse para la segunda vuelta. En el balotaje, si se cumplen los pronósticos, la líder del Frente Nacional perdería ante cualquiera de los demás candidatos, por el efecto de la concentración de votos contra la extrema derecha, como ya ocurrió en 2002.

En medio de esta incertidumbre, los candidatos se centraron ayer en convencer a los indecisos e intentar mitigar el nivel de abstención, en un momento en que más de un cuarto de los franceses aún no ha decidido por quien votarán el domingo. Para paliar una posible fuerte abstención, algo que todos temen, el propio presidente François Hollande instó “a todos los francesas a ir a votar”. Lo mismo hicieron los candidatos. “No a la abstención, no a la dispersión de los votos. Todos a las urnas!”, reclamó Le Pen.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino