Fuertes cruces entre Gobierno y oposición

El oficialismo decidió, con el Presidente a la cabeza, responder a los paros y movilizaciones con un discurso duro

Fuertes cruces entre Gobierno y oposición

Son al menos tres, los frentes políticos y sociales que tiene abierto el Gobierno. El paro docente, con principal impacto en la provincia de Buenos Aires; la huelga de la CGT con fecha para el jueves 6 de abril; y los reclamos de los movimientos sociales que piden la aplicación de la emergencia social, con marchas en las calles.

Ante ese escenario, y en clave electoral, el oficialismo apuesta a endurecer el discurso y plantear el debate, desde el propio Mauricio Macri hasta las principales espadas discursivas de Cambiemos.

Hace ya una semana que desde la Casa Rosada denuncian a sectores que quieren “poner palos en la rueda”, y apuntan -en algunos casos con nombre y apellido- a sectores cercanos al kirchnerismo.

En sintonía, aparecen las voces de Rogelio Frigerio y Susana Malcorra -ministro del Interior y ministra de Relaciones Exteriores-, y fue reforzado por Macri, que no lo negó y apostó: “La verdad que estoy tranquilo, no van a poder”.

María Eugenia Vidal, gobernadora bonaerense, ya le avisó a Rodolfo Baradel (SUTEBA), dirigente del gremio docente más confrontativo, que no iba a aflojar en la negociación.

El paro en las escuelas públicas -por reclamo de una mejora salarial y de una paritaria nacionalcumple hoy dos semanas. Si bien el acatamiento es dispar, no hay señales aún de que la situación se encamine a un acuerdo. Días atrás, la mandataria apuntó: “No estoy especulando. No voy a ser candidata y no me importa mi próximo cargo. Estoy acá por otra razón: por los chicos de esta provincia”.

Finalizada la movilización -días atrás- de la central obrera, que concluyó con un grupo de manifestantes arriba del escenario tomando el atril cegetista, en reclamo de una postura más dura, el Gobierno señaló a aquellos como los responsables de un movimiento desestabilizador que no quiere que Macri finalice su mandato. Ahora, en vísperas al primer paro de la administración de Cambiemos, a un año y cuatro meses de haber asumido, el oficialismo redobla la apuesta.

En la entrevista concedida al programa de Mirtha Legrand, el presidente sostuvo que no se entiende “el paro de la CGT y la actitud que tienen los gremios docentes, que se oponen a los cambios de fondo que necesita la educación, esos sectores no quieren discutir mejoras en el sistema”, y agregó: “Por suerte, las adhesiones de los maestros a los paros están bajando”.

Al día siguiente, se sumaron otros voceros. Mario Negri, jefe del interbloque Cambiemos en Diputados, disparó: “Si comenzás a estar mejor te incendian por las dudas que ganes las elecciones. Si te demorás en crecer te hacen marchas aunque ellos hayan explotado el país”. A su turno, el presidente de la UCR, José Corral, insistió en la idea de la desestabilización al sostener que “hay algunos sectores -no la CGT- que presionan dentro del movimiento obrero, o el caso de Baradel o el caso de las organizaciones sociales”, dijo en diálogo con Radio 10.

El debate, que tomará fuerza e intensidad en la semana, encontró este fin de semana algunas razones para despertar. El presidente del PJ bonaerense, Fernando Espinoza, avisó que desde el Congreso “se va a parar el ajuste contra los trabajadores hasta que Macri termine su mandato”. “Vamos a ir en un gran frente electoral que va a consagrar una nueva mayoría en el Congreso para frenar el desastre económico.

Pero lo vamos a frenar cuanto antes”, advirtió el exintendente matancero.

Ayer, uno de los triunviros de la central obrera, Héctor Daer, declaró: “Lo del plan desestabilizador es un absurdo que lo tiran a rodar para deslegitimar las razones de un debate”. Añadió, a su vez, que el paro “nada tiene que ver con un criterio de desestabilizar sino que queremos un país que no siga destruyendo el empleo, el consumo y que no se siga achicando”.

Para Macri el paro es extemporáneo porque se decidió en un momento en el cual la economía está empezando a recuperarse.

Sobre los comicios de medio término, Macri aseguró que “estamos en el buen camino, somos una mayoría y vamos a ganar las elecciones de octubre”. La escalada verbal recién empieza.

Menciones: 

En sintonía, aparecen las voces de Rogelio Frigerio y Susana Malcorra -ministro del Interior y ministra de Relaciones Exteriores-, y fue reforzado por Macri, que no lo negó y apostó: “La verdad que estoy tranquilo, no van a poder”. 

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino