La artista de lo imposible

16/11/2016
Cancillería La Razón Espectáculos Pág. 24
“Cuando los veo en escena, todavía no puedo creer que lo hayamos logrado”, expresa.

La artista de lo imposible

Lola Arias. Es la ideóloga de “Campo minado”, la obra de teatro, por contenido y concepción, más importante del año. La escritora y autora logró reunir, después de dos años de ardua labor, a veteranos argentinos e ingleses de la guerra de Malvinas.

¿Quién se hubiera imaginado verlos en un escenario, juntos, a ex combatientes argentinos e ingleses de la guerra de Malvinas? ¿En qué mente podría caber reunirlos?

 

¿Y cómo el escepticismo ante semejante patriada no barrió a escobazos lo que, a priori, sonaba como una idea delirante? La respuesta a esos interrogantes tiene nombre y apellido: Lola Arias, una escritora y directora conocida por las producciones complejas y de temáticas comprometidas como “El año en que nací”, “Melancolía y manifestaciones” y

 

“Mi vida después”, o esa puesta reciente en Berlín, “Maxim Gorky”, en la que reunió sólo a mujeres nacidas en la República Democrática Alemana, que reconstruyen la historia de ese país que ya no existe más. Lola Arias (40) lleva años revisitando el pasado y devolviéndolo al presente con remakes de vidas ajenas y restos difusos de sus propios recuerdos. Con “Campo minado” -que se puede ver en el Centro de las Artes de la UNSAMlogra lo impensado: el conmovedor abrazo de veteranos de Malvinas argentinos e ingleses, que pudieron zanjar el odio y vencer la idea de “enemigo”, para trabajar e interactuar juntos en una obra de teatro. “Reconozco que fue un proyecto ambicioso y, en un principio, delirante, pero lo fuimos consiguiendo. Entrevisté a más de sesenta ex combatientes para elegir a estos seis, que poseen personalidades bien diferentes”, detalla Arias.
 

¿Qué fue lo que te atrajo de los seis ex soldados que elegiste? Sus cicatrices y sus relaciones con el pasado, también que tuvieran un costado lúdico, musical y ciertos aspectos que permitieran que argentinos e ingleses pudieran complementarse.
Pero sobre todo, que tuvieran el deseo de estar en escena y contar el lado humano de haber vivido una guerra.
 

Gente única porque, ¿cómo se hace para comprender lo que ellos vivieron? El público entiende que son personas que vivieron una experiencia extraordinaria, pero desconoce lo que es estar en la piel de alguien que estuvo días sin comer, nadando en agua helada, o viendo desangrar hasta morir. La guerra tiene efectos que nadie puede prever.
Nadie está preparado para matar o ver morir.
 

Lola Arias cuenta que el puntapié inicial de “Campo minado” fue hace dos años, cuando en “After the War”, una muestra internacional realizada a 100 años de la Primera Guerra Mundial, fue convocada y presentó una video instalación donde cinco veteranos construyen una historia de la guerra que incluye quiénes son en el presente.
 

“En esa primera versión trabajé sólo con argentinos y fue el origen del proyecto”, recuerda. ¿Qué fue lo más difícil del proceso? La intensidad constante. Fueron viajes a Londres y meses de estar en contacto con asociaciones de veteranos, escritores y documentalistas de la guerra. Y los ensayos resultaron moviditos... ¿Los ensayos? ¿Por qué? Porque no fue fácil poner de acuerdo a ingleses y argentinos. Hubo discusiones, enojos, pero finalmente llegamos a buen puerto gracias a que pudimos pactar y negociar qué y cómo decir lo que ellos querían decir.
 

¿Estaban preocupados? Cada palabra fue un tema de negociación. Todos estaban preocupados por cómo se contaría la historia. Finalmente, es la guerra de cada uno.“Campo minado” se estrenó en Londres en junio y tuvo una gran recepción, aunque muy diferente a lo que fue el desembarco en Buenos Aires.

Acá estábamos todos nerviosos, porque no sabíamos cómo reaccionaría el público. De hecho, para los ingleses era un salto al vacío, tenían miedo de que fueran abucheados o insultados por la gente”, confiesa Lola. ¿Y cómo se comportó la gente? Hasta ahora todo bien, la agente se emociona y aplaude de pie. Pero hay que tener en cuenta que el tema Malvinas está omnipresente en la vida argentina, mientras que en el Reino Unido no existe. La gente grande casi que no se acuerda y los menores de cuarenta no tienen idea de esa guerra.
 

¿Cuál fue tu gran mérito, Lola? Haber creído que era posible y haber convencido a los ex combatientes. ¿Quién fue el hueso más duro de roer? Marcelo Vallejo -a quien se identificará porque luce ropa deportiva-, quien tenía rechazo por todo lo inglés. Él al principio no quería saber nada y su conversión fue admirable. Y terminó mostrando su necesidad por compartir sus vivencias con los ingleses.
 

¿Cuándo imaginaste que “Campo minado” era un proyecto factible? Es que yo nunca bajé los brazos. Pese a que de este lado del Atlántico me cerraron las puertas por presupuesto, cuestiones ideológicas y políticas, pude contar con el apoyo de la UNSAM y seguir adelante. Digamos que por mi recorrido artístico, estoy acostumbrada a llevar adelante experimentos con destino incierto.
 

¿Sos la artista de los imposibles? No sé si hay imposibles. Sería soberbio que lo dijera yo. Lo que puedo decir es que lo que más me gusta de mi arte es meterme en un mundo desconocido. Me mantiene viva ese riesgo y esa imprevisibilidad.

Campo minado

HHHHH testimonial Escrita y dirigida por Lola Arias.
Con L. Armour, D. Jackson, S. Rai, M.
Vallejo, R. Otero y G. Sagastume.
De juev. a dom., 21hs. En la UNSAM, S. de Bustamante 75. Gratis.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino