Llamó la Iglesia a bajar la escalada de confrontación por el conflicto docente

Llamó la Iglesia a bajar la escalada de confrontación por el conflicto docente

El arzobispo Martín sugirió al Gobierno "dar lo que más se pueda" y a los sindicatos "ceder un poco en los reclamos"; preocupa la violencia verbal; la huelga está convocada para hoy y mañana en todo el país

Con el paro nacional fijado para hoy y mañana por los gremios docentes, que afectará a unos nueve millones de chicos, la Iglesia intentó ayer un acercamiento entre las organizaciones sindicales que motorizan la medida de fuerza y el Gobierno. Pidió a ambos "bajar la escalada de confrontación", en un conflicto que amenaza con extenderse, al compás del año electoral que se inicia.

 

"Preocupa la escalada de la confrontación, violencia verbal, porque aleja toda posibilidad de solución", afirmó el presidente de la Comisión de Educación del Episcopado, monseñor Eduardo Martín, a la agencia de noticias DyN. Cercano al papa Francisco (lo acompañó como obispo auxiliar cuando el actual pontífice era arzobispo de Buenos Aires), Martín es arzobispo de Rosario -designado por Francisco- y el principal referente de la Iglesia argentina en temas de educación. Reclamó a las autoridades de cada provincia "dar lo que más se pueda" a los maestros, a quienes también solicitó "ceder un poco en sus reclamos".
 

El arzobispo señaló que el diálogo es "clave" para poder alcanzar "un acuerdo razonable y que satisfaga a las partes". Se trata del primer pronunciamiento de la Iglesia en torno a este conflicto, que el Gobierno considera "político", dado que muchos de los líderes de la protesta están relacionados o tienen buen vínculo con el kirchnerismo.
 

El viernes, seis días después de reunirse con el Papa en Roma, la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, ofreció a los gremios docentes encabezados por Roberto Baradel (Suteba) un plus de $ 800 que se sumaría a un aumento ajustado a la inflación de este año.
Los gremios lo rechazaron y ratificaron el paro, al que adhieren los gremios docentes de todo el país. Baradel también desconoció la conciliación obligatoria dictada por el Ministerio de Trabajo bonaerense. "Las medidas adoptadas el lunes y martes fueron de sindicatos nacionales, por lo que no tiene validez una conciliación obligatoria a nivel provincial porque nosotros no convocamos a un paro", explicó el sindicalista.
 

A tono con la dureza de los gremios, el Gobierno decidió también endurecer su postura. Ante el rechazo a la oferta de ajustar el aumento salarial a la inflación de este año, el gobierno de María Eugenia Vidal advirtió que descontará a los docentes las jornadas no trabajadas, recuperará los días de clases perdidos y aplicará sanciones a los sindicatos que no acaten la conciliación obligatoria.
 

En tanto, el presidente Mauricio Macri, inaugurará el ciclo lectivo hoy, a las 10, con el gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, en una escuela de El Volcán, un pueblo de 1200 habitantes en el tramo que da inicio a la quebrada de Humahuaca arrasado por un alud en enero pasado.
 

Jujuy será, precisamente, una de las tres provincias en las que no habrá acatamiento del paro en las escuelas estatales. Las otras serán Santiago del Estero, donde el matrimonio Zamora anudó un buen vínculo con el Gobierno, y San Luis, donde un aumento salarial anunciado por el gobernador Alberto Rodríguez Saá -que va del 40% al 60% en algunos casos- desactivó las protestas. El gremialista Baradel declaró que "los docentes privados están convocando al paro y hay muchísimas escuelas privadas que se adhieren, aunque se sabe que tradicionalmente la adhesión del sector privado a las medidas de fuerza es escasa.
Antecedentes
 

La relación entre el sindicalismo docente y el Gobierno se viene deteriorando desde hace semanas. El ministro de Educación, Esteban Bullrich, decidió que este año su cartera no establecería un número como parámetro nacional, aunque desde la Casa Rosada se fijó un tope del 20% para los aumentos salariales en todos los rubros. Algunas voces interpretaban las palabras de monseñor Martín como una sugerencia a reabrir el diálogo mediante una "paritaria nacional" para buscar un acuerdo.
 

Con el argumento de que la inflación no superará el 17% este año, tal cual lo prevé el presupuesto 2017, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, afirmó que los sindicatos no tenían "ningún motivo" para dejar de dar clases. "Llegamos con un mínimo de $ 5600 de sueldo mínimo para un docente, hoy es de $ 9600, más del 60% de aumento [...] yo no pago salarios docentes, pero la Nación aporta $ 22.000 millones a las provincias para que puedan pagar los sueldos de los docentes", afirmó el ministro Bullrich, para quien "las clases comenzarán a normalizarse a partir del jueves", ya que el miércoles el paro podría extenderse por el Día Internacional de la Mujer.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino